Lucinda tiene dos hijos y anemia. No tiene familia. Todos murieron. Consigue un poco de dinero para su familia lavando ropa. Pero no le resulta fácil conseguir comida todos los días. Por este poco que consigue le da gracias a Dios y nos pide que no nos cansemos de ella ni de los albinos que tanta ayuda necesitan.

Deja un comentario